Cerrar

Image
Image

El impacto de la tecnología en el sector inmobiliario:¿cómo está cambiando el juego?

La pregunta obligada hoy no es si la incorporación de la tecnología en el sector inmobiliario es una buena idea. Aunque podemos sin duda alguna diferenciarnos de la competencia de muchas formas que nada tienen que ver con la innovación tecnológica, sería ingenuo pensar que lograremos alcanzar la competitividad que demanda el sector sin subirnos al tren de lo tech. 

El debate tendría que girar más bien en torno a cuáles son las tecnologías que se deben adoptar, ya que las innovaciones tecnológicas, al igual que los zapatos, no deben entrar a la fuerza y si lo hacen, resultan harto incómodas.

Es ahí donde radica el reto principal del sector en términos de innovación, saber elegir entre la plétora de avances tecnológicos a aquellos que realmente contribuyen en la solución de problemas y responden a las necesidades de un sector como el inmobiliario. En pocas palabras, de nada sirve llenar las calles de espectaculares con códigos QR si eventualmente esto no se traduce en un incremento de tus ventas.

Algunos avances tecnológicos que en términos generales presentan grandes oportunidades para la industria inmobiliaria son:

Integración de chatbots a nuestro equipo de ventas:
Si bien es cierto que en los últimos meses hemos escuchado historias que caen en el género de la comedia distópica con relación a los chatbots basados en el LLM (Large Language Models) como ChatGPT de OpenAI (desde un chatbot de Chevrolet vendiendo un Tesla hasta clientes llevando a diferentes chatbots a tener crisis existenciales), la integración de inteligencia artificial a nuestro CRM presenta grandes posibilidades para agilizar la segmentación, el seguimiento y el cierre de las ventas. 

Como en todo proceso de ventas inmobiliarias, tenemos que ser bien conscientes de los alcances que esta tecnología tiene. Antes de su integración nos debe de quedar bien claro de qué tareas son capaces y cuáles, de plano, las rebasan. Un chatbot no remplazará nunca a nuestros vendedores de carne y hueso, pero serán un magnífico asistente personal para cada uno de ellos cuando los leads de las campañas de marketing digital inunden tu CRM.

Realidad Virtual:
Ejecutada de forma correcta, la realidad virtual se puede convertir en un showroom que se materializa como por arte de magia en cualquier lugar del mundo, siempre y cuando tengas los renders y el head-set adecuado. Esto no remplaza a tu showroom real, por supuesto; sin embargo, puede ser una herramienta muy útil en ferias inmobiliarias o en tu mismo centro de ventas para mostrar aquellas cosas que tu showroom físico no puede.  A pesar de ser una tecnología relativamente nueva, los últimos head-sets de realidad virtual pueden convertirse en una experiencia inmersiva que te hace olvidar que existe la realidad, y sus precios son cada vez más accesibles.

Análisis del sector a través del Big Data:
Gigantes digitales de la comercialización de inmuebles como Zillow o Idealista ofrecen el servicio para que, de forma individual, el consumidor final pueda tener un diagnóstico sobre qué tan competitivo es el precio de una casa o un departamento, dependiendo de una larga lista de variables que van desde indicadores más o menos lógicos como la ubicación o el número de habitaciones, hasta otras menos evidentes y más técnicas como el material con el que la casa está construida o el tipo de instalación de gas que tiene.

Todo este proceso se lleva a cabo mediante un modelo de inteligencia artificial que ha sido cuidadosamente entrenado con datos procedentes de la amplia variedad de inmuebles anunciados en sus plataformas especializadas en publicidad inmobiliaria. Este tipo de modelo, altamente escalable, no solo se orienta hacia un análisis de mercado más profundo, sino que también se convierte en una herramienta valiosa para los desarrollos inmobiliarios. 

La información recopilada de estas plataformas digitales, a través del web scraping, no solo es esencial para tomar decisiones estratégicas en el ámbito del marketing digital para el sector inmobiliario, sino que también proporciona una visión en tiempo real de la competitividad de nuestros productos.
En conclusión, el futuro de las estrategias de ventas inmobiliarias, así como del marketing inmobiliario, está intrínsecamente ligado a la tecnología y a la capacidad de adaptarse a las demandas cambiantes del mercado. Desde desarrollos inmobiliarios que abrazan la realidad virtual hasta estrategias de ventas impulsadas por inteligencia artificial que ayudan a la generación de leads inmobiliarios, la clave está en abrazar las innovaciones de manera inteligente y centrada en el cliente. La colaboración entre el toque humano y las herramientas tecnológicas seguirá definiendo el éxito en este apasionante mundo de los bienes raíces.